Ejercitando el amor a mi mism@ (parte 2)

Vamos creciendo juntas (os)

A veces me siento como niña(o), Algunas veces necesito un abrazo, un apapacho y no hay nadie alrededor para que me lo dé. No veo a nadie.-

Es posible que en nuestra infancia nos faltara un poco más o un mucho de abrazos y apapachos. Quizás nuestro(a) niño(a) interno(a) este anhelando esos cariños que se quedó esperando. Así que desde esa edad vamos a comenzar a ejercitar el amor a nosotros mismos.

Ahora bien con respecto a quien pedirle ese amor. Mira tus pies, tus piernas, tu cuerpo. Quizás si no estás frente a un espejo no puedas ver tu mirada y tu cara pero ahí hay alguien en ese momento. Nadie significa ninguna persona. Y en ese espacio estás tú y eres una persona. A la que puedes pedirle un abrazo, un apapacho en palabras y en acciones.

El ejercicio del día de hoy consiste e:

©       Buscar una foto tuya de cuando eras niño(a), de preferencia en la que estés solo tú. (si por alguna razón no puedes conseguir una foto tuya has un dibujo de ti cuando eras niño(a), con hermosos colores)

©        Colócala a un lado de tu cama, en tu buró o en un lugar en el que puedas verla con facilidad al despertar y al acostarte.

©       Todas las mañanas al despertar salúdate. Saluda a esa niña o niño. Dile cosas hermosas, abrázate de palabras positivas, ¡apapáchate! Dile a ese(a) niño(a) que eres tú, lo mucho que la amas y la quieres. “Para mi amarse a sí mismo significa no criticarse jamás en nada.” Louise L. Hay

©       Después toca tus manos y abrázate físicamente, siéntete, acaríciate. Dile a tu cuerpo y a tí mismo(a): “Te amo (tu nombre)””Me amo” ”Yo me amo” “Yo me quiero amar”

©       Por las noches platica con tu foto y vuelve a darle amor en palabras y después date un buen abrazo antes de dormir.

Comenzar con ejercicios sencillos, fáciles y pequeños ayuda a mover poco a poco la energía sin que sea amenazante para uno mismo.

Recuerda la constancia hace hábitos y es hermoso tener el hábito de amarse. Así que sería interesante hacerlo durante 21 días seguidos o el mayor tiempo posible. Imagina cuanto tiempo ese(a) niño(a) ha necesitado de esas palabras de amor y esos abrazos. Por ello te invito a que lo hagas incluso por meses y años, tanto como lo necesites.

Comentarios y retroalimentación: Claudia@alimine.com.mx

Citas: www.alimine.com.mx

ligitoAlimine_tranpsarentito

Agregue un comentario