Reto de Prosperidad – Día 54

Activando intensivamente la Prosperidad en mi vida

54

  • Lectura y actividad: Experimenta la prosperidad

Día 54
GRIETAS DE CREENCIAS


¿Sabes lo que es una creencia? Es un hábito. Es un pensamiento que has pensado tantas veces que ahora es más fácil pensarlo que no pensarlo. Imagina que tu mente es un campo amplio y abierto, limpio y listo para ser arado y plantado. Cada pensamiento que piensas ara un surco poco profundo en ese campo. Entre más repites el pensamiento, el surco se vuelve más profundo y más ancho.

Después de un rato, algunos surcos creados por esos pensamientos frecuentemente repetidos, dejan de parecer surcos normales y comienzan a verse como anchas grietas. Algunos llegan a ser tan anchos, que ya no puedes ver del otro lado. Y cuando una grieta está tan ancha que ya no puede ser cruzada – cuando menos en tu mente – se vuelve un punto de separación, efectivamente apagando tu mente, cerrándola a cualquier pensamiento diferente. Esa idea, oración o enseñanza que repetiste y repetiste ahora se ha convertido en una creencia irrefutable. Y la grieta sirve para mantenerte atado a esa creencia.

El ejemplo perfecto de cuan poderosas pueden ser nuestras creencias para contenernos y limitarnos y qué tan determinados estamos para defenderlas se encuentra en esta historia presentada por Abraham Maslow: Había un paciente que se negaba a comer porque había desarrollado la creencia de que era un cadáver. El psiquiatra del hombre finalmente le preguntó si los cadáveres sangraban. El paciente le contestó que no creía que sangraran. Habiéndole pedido permiso, el psiquiatra procedió a picarle el dedo con una aguja, y por supuesto, el hombre comenzó a sangrar de inmediato. Mirando la gota de sangre que se formaba en su piel, el declaró sorprendido,
“¡Wow…los cadáveres sí sangran después de todo!”

El punto es que, la vida que creamos para nosotros mismos está determinada en su mayoría por nuestras creencias más íntimas. Cuando nos atamos a cualquier creencia que nos dice que no podemos tener todo lo que queremos, hasta nuestros esfuerzos más valientes pueden fallar porque en el momento que comenzamos a cerrar esa grieta mental, las viejas creencias entran en acción para efectivamente regresarnos a la zona de confort restringida de pensamiento limitado.

Cuando comenzamos a cambiar los viejos patrones de pensamiento, repitiendo nuevos pensamientos que queremos tomar, comenzamos a llenar las grietas que nos mantuvieron atados. Cuando consistentemente nos agarramos de estas nuevas creencias, no pasa mucho tiempo antes de que nos comenzamos a dar cuenta de que los viejos sentimientos de falla y desesperanza desaparecen y nos comenzamos a sentir más positivos y con más poder que antes.

Es una señal de que nuestra liberación ha comenzado. Nos estamos alineando con quien realmente somos. Nos damos cuenta de que somos Uno con el Universo, y de aquí en adelante sabemos que todo funciona a nuestro favor.

En el mensaje de ayer, te sugería que te preguntaras que creencias falsas y mitos has estado cargando estos años. Frases como “El dinero no crece en árboles,” “Todo mundo batalla,” “Es un mundo de perro come a perro,” son limitantes. Una vez que una creencia entra se convierte en el diseñador de mi destino.

Hoy, comienza a hacer una lista de cada una de esas frases comunes que repites a cada rato. Si es limitante, necesitas cambiarla, así es que escribe una frase positiva para reemplazarla. Y asegúrate de que la frase no solo sea positiva, sino que esté llena de entusiasmo y alegría. Por ejemplo, las tres frases anteriores pueden reescribirse así: “El dinero crece en árboles, y ¡hay uno plantado en mi jardín!” “Todos tienen éxito! ¡Incluyéndome a mi!” Es un mundo de ama y se amado. ¡Y lo amo!” Recuerda que mientras creas tus nuevas afirmaciones de frases negativas, necesitas ser específico, usando palabras positivas que desmientan la frase anterior.

Ahora elige la frase negativa que creas que te causa la mayor limitación en tu vida en este momento, y una vez que la reescribas en positivo, comprométete a afirmar esta frase a diario en voz alta. Usa mucha emoción y sentimiento mientras dices las palabras y menciona tu afirmación tan clara y tan fuerte como puedas. En otras palabras, no es un momento para hablar entre dientes.

Repite la frase el mismo número de veces como el número de palabras que tenga la frase y con cada repetición, coloca el énfasis en la siguiente palabra. Por ejemplo, si tu frase es “El dinero crece en árboles, y hay uno plantado en mi jardín” repetirías la frase 12 veces porque hay doce palabras en la frase y con la primera repetición, el énfasis sería en la palabra EL, con la segunda repetición el énfasis sería en la palabra DINERO y la tercera repetición el énfasis sería en la palabra CRECE.

Entre más sentimiento y entusiasmo crees, la afirmación se hace más fuerte. Y entre más repitas la afirmación, más rápido se rellenará la grieta de creencias limitantes con tierra rica en la cual las semillas de la abundancia pueden ser plantadas y pronto crecerán. Con cada nuevo pensamiento, estarás construyendo un nuevo y poderoso sistema de creencias que te acercará a la maravillosa vida que te imaginas. Y lo único que tienes que hacer es pensar nuevos pensamientos. ¿Qué sencillo, no?

La Acción del Día:
v Lee tu Plan de Negocio para la Prosperidad y las once cosas de tu lista de agradecimientos.
v Toma un momento para pararte firmemente con un brazo alzado hacia el cielo, el puño firme como si te estuvieras agarrando de la mano de Dios. Ahora, ya sea verbal o mentalmente repite “Con Dios por Testigo declaro: hoy SOY poderoso, hoy SOY valiente, hoy SOY fuerte, hoy ESTOY libre de miedos, hoy TRIUNFO en todo lo que hago, hoy PROSPERO y VIVO cada momento de este día abrazando mi verdadera naturaleza, SIENDO la persona que estoy destinada a ser. ESTA ES MI VERDAD.”
Nota: Lleva siempre en tu bolsa o cartera la tarjeta que escribiste con estas líneas para que la puedas leer cuando sientas dudas o cuando tengas miedo. Y como antes, cada vez que repitas esta afirmación, repite las palabras con la mayor emoción y sentimiento posible, dedicándole cuando menos un minuto a imaginar cada aspecto de tu vida como lo quieres.
v Coloca tu cuota de dinero del día de hoy en tu contenedor y lee la afirmación que está en el contenedor tres veces. Espera recibir algo en regreso.
v Bendice a todos los que están a tu alrededor, incluyendo a los otros participantes en este experimento. Imagina como aquellos a quienes bendices prosperan y se rodean del bien. Entonces bendícete a ti mismo e imagina lo mismo. Puedes continuar bendiciendo a la persona o personas en tu lista de bendiciones.
v Lee todas las bendiciones que llegan por correo electrónicos. Tus bendiciones están haciendo una diferencia. El leer las respuestas te dará la oportunidad de verlo por ti mismo.


El Pensamiento del Día:
“El que puede cambiar su forma de pensar cada día y pensar en lo nuevo de cada día, siempre estará bien; siempre tendrá alegría; siempre estará libre; su vida siempre será interesante; constantemente se moverá hacia lo más grande, lo más rico, lo mejor; y lo que necesite para su bienestar hoy, seguramente lo tendrá en abundancia.” -Christopher D. Larson


La Afirmación del Día:
“Estoy haciendo cambios positivos en mi vida, cada día y de diferentes
maneras.”

  • Reto de prosperidad

Los siguientes ejercicios son para los siguientes tres días

EL TRABAJO
«Me regocija expresar mi creatividad y ser apreciado.»
Enunciados
• Mi trabajo me causa mucho estrés.
• En el trabajo nadie me aprecia.
• Los trabajos que consigo nunca tienen ningún aliciente.
• Mi jefe abusa de mí.
• Todos esperan demasiado de mí.
• Mis compañeros de trabajo me vuelven loco.
• Mi trabajo no admite creatividad alguna.
• Jamás tendré éxito.
• No es nada probable que me asciendan.
• Mi trabajo no está bien pagado.

¿Cuántas de estas declaraciones te suenan familiares? Ahora vamos a ver qué piensas en relación
con el trabajo. El trabajo que tenemos y lo que hacemos en él son un reflejo de cómo vemos nuestro propio valor y de lo que creemos valer para el mundo. En un nivel, el trabajo es un intercambio de tiempo y de servicios por dinero. En la medida en que estemos cumpliendo honestamente nuestro trabajo del día, nuestra autoestima puede estar a salvo.


Sin embargo, el tipo de trabajo que hacemos es importante para nosotros, porque somos
individuos únicos. Queremos sentir que estamos haciendo una contribución al mundo. Necesitamos
usar nuestro propio talento, nuestra inteligencia y nuestra capacidad creadora.
Pero hay problemas que pueden producirse en el lugar de trabajo Quizás uno no se lleve bien
con el jefe o con algunos compañeros. Quizá sienta que no se aprecia ni se reconoce el trabajo que
hace. Tal vez no se le ofrezcan oportunidades de ascenso o de desempeñar una actividad específica.

Recuerda que sea cual fuere la situación en que te encuentres, lo que te llevo a ella fue tu
pensamiento. La gente que te rodea no hace más que reflejar lo que tú crees merecer.
Los pensamientos se pueden cambiar, y las situaciones también. Ese jefe que nos resulta tan
insoportable puede convertirse en nuestro defensor El trabajo que se nos aparece como un callejón
sin salida, sin la menor esperanza de ascenso, puede ser el camino hacia una carrera nueva y llena
de posibilidades. El colaborador que nos parece tan fastidioso puede terminar siendo, si no un
amigo, por lo menos alguien de trato un poco más llevadero. El sueldo que resulta insuficiente
puede aumentar en un abrir y cerrar de ojos. Podemos encontrar un trabajo nuevo y maravilloso.

Hay una cantidad infinita de canales a nuestra disposición si cambiamos nuestro pensamiento.
Démonos permiso para abrirnos a ellos aceptando conscientemente que la abundancia y la
satisfacción pueden provenir de cualquier parte. Puede que el cambio sea pequeño al principio- por
ejemplo, un trabajo adicional que nos confía el jefe y en el cual podemos demostrar nuestra
inteligencia y nuestra creatividad. O quizá tratemos de otra manera a un compañero y no como si
fuera un enemigo, y de ahí resulte un cambio notable en su comportamiento. Sea cual fuere el
cambio acéptalo y alégrate de que se produzca. No estás solo. Tú eres el cambio ¡EÍ poder que te creó te ha dado el poder de que seas tú quien cree tus propias experiencias!

EJERCICIO: Céntrate
Vamos a tomarnos unos momentos para centrarnos. Coloca la mano derecha sobre la parte
inferior del vientre. Piensa que esa zona es el centro de tu ser. Respira. Mírate en el espejo y di:
«Estoy dispuesto a renunciar a la necesidad de pasármelo tan mal en el trabajo.» Dilo dos veces
más. Dilo cada vez de diferente manera. Refuerza así tu compromiso de cambiar.

EJERCICIO: Describe a las personas que forman parte de tu vida laboral
Usa diez adjetivos para describir a:
tu jefe tus compañeros su cargo
1
2
3
4
5

6
7
8
9
10

EJERCICIO: Piensa en tu vida laboral
1. Si pudieras convertirte en cualquier cosa, ¿qué escogerías?
2. Si pudieras tener cualquier trabajo que quisieras, ¿cuál sería?
3. ¿Qué te gustaría cambiar en tu trabajo actual?
4. ¿Qué cambiarías en tu jefe?
5. ¿Trabajas en un ambiente laboral agradable?
6. ¿Quién es, en el trabajo, la persona a quien más necesitas perdonar?


EL TRABAJO CON EL ESPEJO
Siéntate frente al espejo. Respira profundamente y céntrate. Ahora dirígete a la persona con
quien más enojado estés en el trabajo. Dile el porqué de tu enojo. Dile hasta qué punto has sentido
que ella (o él) te hería, te amenazaba o violaba tus límites y tu espacio personal. Díselo todo, ¡sin
guardarte nada! Explícale la clase de comportamiento que quieres de ella (o él) en el futuro. Dile
que la perdonas por no ser como querrías que fuese.
Toma aire. Pide a esa persona que te respete, y ofrécele a tu vez respeto. Afirma que entre los
dos puede darse una relación laboral armoniosa.


Bendecir con amor
Bendecir con amor es una poderosa herramienta para usar en cualquier ambiente laboral.
Envíala como emisario antes de tu llegada. Bendice con amor a cada persona, lugar o cosa que haya
en tu ambiente de trabajo. Afirma que tú y cada persona o situación estáis de acuerdo y en perfecta
armonía.
• Estoy en perfecta armonía con mi ambiente laboral y con todos los que lo integran.
•Trabajo siempre en un entorno armonioso.
• Honro y respeto a cada persona, y ellas a su vez me honran y me respetan.
• Bendigo con amor esta situación, y sé que de ella resulta lo mejor para todos los que
participamos en ella.
•Te bendigo con amor y te dejo en libertad de alcanzar tu mayor bien.
• Bendigo este trabajo y se lo dejo a alguien que lo hará con amor, y quedo en libertad de
aceptar una estupenda oportunidad nueva.
Selecciona o adapta una de estas afirmaciones para adecuarla a una situación determinada que
se da en tu lugar de trabajo, y repítela una y otra vez. Repítela cada vez que te acuerdes de la
persona o de la situación. Elimina la energía negativa que pueda haber en tu mente en relación con
esa situación. Con sólo pensarlo, puedes cambiar la experiencia.

EJERCICIO: Tu propio valor en el trabajo
Vamos a examinar tus sentimientos referentes a tu propio valor en el ámbito laboral. Después de
haber respondido a las siguientes preguntas, escribe una afirmación (en tiempo presente).
1. ¿Me siento digno de tener un buen trabajo?
Ejemplo:
A veces me siento digno, pero cuando no es así, quisiera esconderme.
TU EJEMPLO:
Afirmación de muestra:
Soy totalmente adecuado para todas las situaciones.
TU AFIRMACIÓN:
2. ¿Qué es lo que más temo en este aspecto?
Ejemplo:
Que mi jefe descubra que no sirvo, me despida y yo no sea capaz de encontrar otro trabajo.
TU EJEMPLO:
Afirmación de muestra:
Me centro en la seguridad y acepto la perfección de mi vida. Todo está bien.
TU AFIRMACIÓN:
3. ¿Qué es lo que «obtengo» de esta creencia?
Ejemplo:
Complazco a la gente en mi trabajo y convierto a mi jefe en un padre.
TU EJEMPLO:
Afirmación de muestra:
Lo que crea mis experiencias es mi mente. Mi capacidad de crear el bien en mi vida no tiene
límites.
TU AFIRMACIÓN:
4. ¿Qué temo que pueda suceder si renuncio a esta creencia?
Ejemplo:
Tendría que crecer.
Tendría que ser responsable.
TU EJEMPLO:
Afirmación de muestra
Sé que soy una persona valiosa. Puedo triunfar sin riesgo La vida me ama.
TU AFIRMACIÓN

VISUALIZACIÓN
¿Cuál sería el trabajo perfecto para ti? Tómate un momento para verte en ese trabajo. Mírate en
el lugar de trabajo, ve a tus compañeros y siente como es hacer un trabajo completamente
satisfactorio, por el cual te pagan un buen sueldo. Mantén para tus adentros esta visión y date cuenta de que ha sido completada en tu conciencia.


Lee la lista que sigue, la misma que hay al principio del capítulo. Fíjate en la afirmación correspondiente a cada creencia. Haz de estas afirmaciones parte de tu rutina cotidiana. Dilas en el trabajo, en el coche o por la mañana mientras te cepillas los dientes.

Si tu creencia es: Tu afirmación es:
Mi trabajo me causa mucho estrés./ Yo trabajo siempre relajado.
En el trabajo nadie me aprecia./ En el trabajo soy reconocido por todos.
Los trabajos que consigo nunca tienen ningún aliciente, /Convierto cada experiencia en una oportunidad.
Mi jefe abusa de mí. /Me respeto a mí mismo y todos me respetan.
Todos esperan demasiado de mí./ Estoy en el lugar perfecto, sin correr nunca ningún riesgo.
Mis compañeros de trabajo me vuelven loco / Veo lo mejor en cada uno de mis compañeros y los ayudo a todos a hacer aflorar sus mejores cualidades
Mi trabajo no admite creatividad alguna./Mis pensamientos son creativos                                     
Jamás tendré éxito. Tengo éxito en todo lo que hago.
No es nada probable que me asciendan /Continuamente se me abren puertas nuevas.
Mi trabajo no está bien pagado./ Estoy abierto y receptivo a nuevas posibilidades de ingresos.


«Me doy permiso para realizarme creativamente.»

LOS PUNTOS DE PODER
1. Cada uno de nosotros es responsable de sus experiencias.
2. Todo lo que pensamos va creando nuestro futuro.
3. Todos nos enfrentamos con las pautas dañinas del resentimiento, la crítica, la culpa y el odio a
nosotros mismos.
4. Éstos no son más que pensamientos, y los pensamientos se pueden cambiar.
5. Necesitamos liberarnos del pasado y perdonar a todo el mundo, incluso a nosotros mismos.
6. Aprobarse y aceptarse a uno mismo en el «ahora» es la clave de los cambios positivos.
7. El punto de poder está siempre en el momento presente

  • Decir Decreto de Merecimiento : durante 90 días
  • Decir Oración Ho’oponopono: durante 90 días
  • Escribe tu  Agradecimiento diario de las cosas que ya están en tu vida
  • Mensaje diario personal de agradecimiento: manda un mensaje o habla con alguien personalmente y agradécele algo que te haya dado o aporte a tu vida.
  • Reto de meditación: Repite la meditación de: “La Paz” https://youtu.be/hETgLId54HA?list=PLzbhAszm_a-cv-9vBcNoK3LzGZ3NaTLSs
  • Contar dinero todas las noches: no importa la cantidad que tengas, cuenta y observa lo bellos que son los billetes, las monedas, las imágenes en ellos y los detalles
  • Pega en algún lugar visible tu Mapa para visualizar tus deseos: todos los días cierra los ojos e imagina en presente que ya está sucediendo.

M. en C. Claudia Salinas D.

Psicoterapia

http://www.alimine.com.mx/

Audio de la segunda parte del reto de prosperidad :el trabajo 

Agregue un comentario